martes, 11 de febrero de 2014

Camaleónica

Quizás, sólo quizás, simplemente sea esa persona que lo mira todo desde fuera. Sí, esa que siempre parece ser la más experimentada en temas diversos sin haber experimentado absolutamente nada. Como si tuviera poderes camaleónicos siendo capaz de ponerse en la piel de cualquiera, por muy áspera que ésta sea.

Probablemente sea esa que sabe dar consejos, y que además, le gusta darlos. Pero que no sabe aplicárselos a sí misma. Siempre los deja para el final, como último recurso, después de haberse estrellado contra la pared. O puede que sea esa que sabe escuchar hasta a los que no desean ser escuchados, y que, al mismo tiempo, carece de la capacidad de escucharse, de oír sus gritos, sus quejas y sus "vete a la mierda".

A lo mejor soy esa que intenta mezclarse con la música, todos los días a cualquier hora, para que no la atormenten ni torturen sus pensamientos. O posiblemente sea esa que prefiere llevar el concepto de la vida por dentro para no asumir ni demostrar sus sentimientos en esas ocasiones en las que se supone que hay que arriesgar.

No sé si soy esa que lo observa todo en silencio minuciosamente, con ojos grandes y curiosos, pendiente de todos los detalles. Pero que, por el contrario, no la observa nadie.

Aunque bueno, todo son suposiciones, ¿no es así? Porque al fin y al cabo seguramente sea esa que no tiene ni puñetera idea de qué hacer con su vida mientras, cómo no, nota que todo el mundo sabe qué hacer con la suya.

Rica. C



1 comentario:

Carla dijo...

Tú piensas eso de todo el mundo.
Y todo el mundo piensa eso de sí mismo.
Sólo sigue observando, aconsejando, mirando, mimetizándote con lo que te rodea. Y no sé, Machado dice eso de "caminante no hay camino, se hace camino al andar".
En ello estamos, un paso más.

Vecinos!