sábado, 28 de agosto de 2010

Hermosa sensación

Me gusta salir recién mojada del agua del mar y recostarme en la orilla boca abajo mientras me sigue mojando la poca cantidad de agua que sobra de las olas, envolviéndome en una suave y fría caricia.
Comienzo a tocar la arena con las manos, se me queda pegada por todo el cuerpo, y me encanta palparla, su tacto me fascina. Sobretodo cuando va absorbiendo el agua del mar que llega y se queda unos segundos formando diminutos charcos.
Luego me coloco boca arriba, me siento de lado, y hago círculos en la orilla, primero con mi dedo índice, y luego con toda la palma de la mano.
De vez en cuando, las olas calmadas salen de su rutina, y chocan contra mi cuerpo, empapándome completamente, provocando en mí un inesperado escalofrío.
La mejor sensación de todas, es cuando me levanto sucia y hasta con arena en la cara, y corro hacia el mar tirándome de cabeza, sintiendo como cada grano de arena gruesa que se apoderaba de mí, se alejaba para no volver más, dejando mi cuerpo completamente limpio y despojado de suciedad, excepto de fina sal.






Cynthia ☼

jueves, 26 de agosto de 2010

No es un crimen el que me gustes.

No creo que sea un crimen el que me gustes. Pero trataré de no nombrarte más. Intentaré desviar las ganas de verte a otra parte. Aunque me encanté observar como tus ojos color miel me miran, provocando que te esquiven los míos. 
Aunque también adore que me intentes vacilar, que te rías, que digas cosas sin sentido, que hagas estupideces, que te hagas el interesante, o intentes llamar la atención. 
O como también me gustaba que te quedases mirándome un largo rato y luego me lo negaras, aun yo sabiendo perfectamente que mentías. 
Sin embargo, es hora de dejar esto atrás, o al menos lo voy a intentar. Considero que merezco que me quieran, y eso tu no me lo darías. Creo que ha sido maravilloso, y no me duele el alma, sé que no estoy resentida. Y eso es lo mejor. Es tiempo de poner fin a esta etapa, con un preciosa sonrisa luciéndose en mi cara.

              Cynthia ☼

sábado, 21 de agosto de 2010

No sé si sería capaz de dar tanto.


Te gusta mi voz? Mi pelo? Mis labios? El color de mis ojos quizás?
O mi cuerpo? Y mi olor? Te cautiva mi risa? Mis disparates?
Te mola mi forma de vestir? O te mola mi forma de ser y de hablar?
Te fascina la manera en que camino? en como me muevo?
Tolerante a como pienso? Te gusta lo que me gusta? Que idea tienes de mí? Soy rara? Piensas que soy diferente o igual a las demás? De otro mundo? 





Me ayudarías a cumplir mis sueños? Te gusta mi sonrisa?
Estar conmigo es perder el tiempo? O ganar muchísimo?
Que soy para ti? De verdad estarías dispuesto a ser parte de mi vida?
Serías capaz de sacar algo de tu maravilloso y aprovechado tiempo para dedicármelo a mi? 

Todo ese tiempo para entregarte, para vivir algo especial? Cuánto estas dispuesto a hacer por mí?
Te asusto? O te planteas seguirme? Si es así, querido desconocido, eres muy valioso.
Porque yo no sé si sería capaz de dar tanto. No se si podría perseguir tanto a alguien. Porque, obviamente, prefiero que me encuentren, que me conquisten. Pero si considero que merece la pena aventurarme así, lucharé por ti. Entonces, sólo entonces, sabré si he hecho lo correcto o eres un error en mi vida. ¿Sería yo capaz de  ceder?





Cynthia ☼

jueves, 12 de agosto de 2010

La dulce y amarga vida

La vida nos puede cambiar completamente en un segundo. Ella es frágil, y nosotros tenemos que ser fuertes para superar los obstáculos que nos pone en el camino a causa de su fragilidad.
Aparte de frágil, ella es imprevisible, variable, triste, amarga, difícil, pero muy en el fondo, bella.
Tiene la capacidad de darnos muchas oportunidades, y a la vez de arrebatarnos lo que queremos y hacernos mucho daño.
Me da miedo pensar que puedo perder algo muy importante para mi, y en el momento que menos me espero.
Que puedo ser la persona más feliz del mundo, y en un instante, convertirme en la persona más desdichada y desafortunada.
Por todo esto, es que pienso que no hay que desperdiciar las oportunidades, ni los momentos, ni los instantes que forman parte de nuestro día a día. En definitiva, de nuestra vida.






Cynthia ☼

Vecinos!