jueves, 26 de agosto de 2010

No es un crimen el que me gustes.

No creo que sea un crimen el que me gustes. Pero trataré de no nombrarte más. Intentaré desviar las ganas de verte a otra parte. Aunque me encanté observar como tus ojos color miel me miran, provocando que te esquiven los míos. 
Aunque también adore que me intentes vacilar, que te rías, que digas cosas sin sentido, que hagas estupideces, que te hagas el interesante, o intentes llamar la atención. 
O como también me gustaba que te quedases mirándome un largo rato y luego me lo negaras, aun yo sabiendo perfectamente que mentías. 
Sin embargo, es hora de dejar esto atrás, o al menos lo voy a intentar. Considero que merezco que me quieran, y eso tu no me lo darías. Creo que ha sido maravilloso, y no me duele el alma, sé que no estoy resentida. Y eso es lo mejor. Es tiempo de poner fin a esta etapa, con un preciosa sonrisa luciéndose en mi cara.

              Cynthia ☼

3 comentarios:

Yolanda Antistar dijo...

Que bonita entrada!! creo que eso me vendria bien a mi!!

Muaks

Elena Grohl Cobain, dijo...

A Tina u.u

Ana dijo...

Si consideras que es lo mejor, ánimo! Me gusta tu blog, te sigo, un beso! :)

Vecinos!