martes, 29 de octubre de 2013

Mátame

Mátame. No te cortes. 
Besa cada rincón de mi cuerpo.
Acaricia con tus dedos cada centímetro de mi piel. 
Memoriza mis imperfecciones.
Muérdeme.
Aráñame lo suficiente como para hacerme enloquecer.
Desnúdame, rápido o lento, da lo mismo. 
Muéstrame ante ti.
Alaba mi silueta. 
Admira la curvatura de mi cintura, hecha expresamente para sentirme sexy cuando estoy contigo.
Agárrame.
Siénteme cerca. 
Apréndete la forma de mis labios.
Adultérame, dime guarradas.
Domíname.
Despéiname. Me siento más guapa así a tu lado.
Házmelo salvajemente, como si te murieras de ganas una y otra vez.
Déjame sin aliento y luego dame de beber.
Mátame. No te cortes. Ya sabes cómo hacerlo.


Encárgate de todo esto, que ya hago yo el resto.

Rica. C


martes, 22 de octubre de 2013

Desequilibrios agridulces.

Y, cuando aparece. Plenitud.
Desajuste de esquemas.
Vuelta al comienzo de las
sonrisas y el deseo.

Rica. C

domingo, 20 de octubre de 2013

Noches, queridas noches.

¿Y quién me quitará a mí esas noches de creatividad?
Noches en las que puedo convertirme en cualquier persona 
con sólo cerrar los ojos erizándose cada poro de mi piel 
al escuchar una buena canción.
Noches en las que mi cuerpo entra en un estado de relajación
personal y mi mente se activa como si me echara agua fría en la cara.
Bendita esa activación, bendita perfección es la imaginación.
Qué bonito es todo eso que sale de nosotros, convertido en
cosquillas en las costillas haciéndolas bailar al ritmo de la risa.
Qué hermosas las frustraciones ante la indecisión, y qué genial es 
cuándo las palabras adecuadas vienen solas, sin tener que llamarlas.

Mis noches frustradas son demasiadas. Pero, ¿qué aburrido sería
si todas las noches fueran estupendas, no?

Rica. C



miércoles, 16 de octubre de 2013

De a poquitos.

¿Recuerdas cuándo nada nos parecía imposible? El mundo era pequeño y nosotros gigantes, o eso queríamos creer.
¿Recuerdas cuándo éramos estrellas que hasta de día encandilaban sin apenas pretenderlo? Los colores más hermosos que de noche se mezclaban y eran la envidia de todos.
¿Recuerdas cuándo decía que volaba sin tener alas? Posiblemente vuelos tan maravillosos que ni las aves más aventureras conozcan.
Yo sí recuerdo querer arrasar con todo lo que obstaculizaba mi camino. Recuerdo ser pura emoción y adrenalina. Yo, yo misma y yo. Recuerdo explotarme al máximo. Energía. Pasión. Siempre pisando rosas al andar. Haciendo bailar mi pelo sin necesitar el viento. Rompiendo todo y nada. Poniéndome guapa, fea y viceversa. Conociendo con sonrisas. Llorando en silencio. Fotografiando momentos y navegando única y exclusivamente con música. Haciendo del tiempo libre instantes felices en soledad. Creando. Imaginando. Conociendo (me). Investigando la curvatura de las letras y su elegancia al leer. Coleccionando sonidos y voces curativas. Dando besos porque sí y repartiendo abrazos porque no. Corriendo en mi interior para ser siempre la primera que cruce la meta. Aislándome de forma sana. Físicamente siendo mujer y mentalmente niña. Estando ocupada siempre y libre para mí. Asistiendo cada día a mis citas con la ducha para dar los mejores conciertos jamás vistos, o simplemente para tomar decisiones.

Todo esto que ves son pasos que voy dando. Más pequeños o más grandes dependiendo de mi estado de ánimo. Quizás sea cierto eso de "no intentes abarcar más de lo que puedas manejar". Ni siquiera sé si me conozco o si me conocen. Es posible que siga haciendo todo aquello que recuerdo sin darme cuenta, o es que sin darme cuenta lo iré haciendo con el tiempo. Eso sí, siempre "de a poquitos".

Rica. C




domingo, 13 de octubre de 2013

No es cuestión de empezar, es cuestión de continuar.

¿Qué pasa cuándo sientes que hasta las
paredes se mueven más que tú?
¿Qué ocurre cuándo no se siente pasión por nada
que te haga levantarte cada mañana con una sonrisa?
¿Decidiste tirar la toalla?
¿Quisiste desentenderte hasta de quién eres?
¿Conoces esa incomprensible sensación de estar
perdido como barco a la deriva?
¿Reconoces qué anhelan tus sentidos?

Rica. C

Vecinos!