domingo, 20 de octubre de 2013

Noches, queridas noches.

¿Y quién me quitará a mí esas noches de creatividad?
Noches en las que puedo convertirme en cualquier persona 
con sólo cerrar los ojos erizándose cada poro de mi piel 
al escuchar una buena canción.
Noches en las que mi cuerpo entra en un estado de relajación
personal y mi mente se activa como si me echara agua fría en la cara.
Bendita esa activación, bendita perfección es la imaginación.
Qué bonito es todo eso que sale de nosotros, convertido en
cosquillas en las costillas haciéndolas bailar al ritmo de la risa.
Qué hermosas las frustraciones ante la indecisión, y qué genial es 
cuándo las palabras adecuadas vienen solas, sin tener que llamarlas.

Mis noches frustradas son demasiadas. Pero, ¿qué aburrido sería
si todas las noches fueran estupendas, no?

Rica. C



No hay comentarios:

Vecinos!