viernes, 8 de enero de 2016

Florecí


Florecí. Me hice más mujer. Descubrí otra yo detrás de cada corte de pelo. Me hundí. Estuve sola. Tuve miedo. Lloré. Peleé conmigo misma. Me machaqué. Sobrepensé*. Sacrifiqué sonrisas. Abrumé angustia. Volé. Viajé. Coventry, Madrid y Barcelona me cambiaron por dentro y por fuera. Aprendí el significado de la palabra valentía. Me cuidé. Fabriqué rutinas. Me quise. Mucho. Me valoré. Mucho. Maduré. Mucho. Contesté aquel mensaje. Enterré vínculos. Me enfrenté y llegó la calma. Libertad. Sentí que podía comerme el mundo. Pude. Plenitud. Y sigo sintiendo que puedo. He sido tan feliz que soy incapaz, -a pesar de escribir tanto y de estudiar lo que estudio-, de expresar con tinta y papel o con teclas y pantalla tanto amor.

Hoy, un poco tarde, despido así el 2015.

No hay comentarios:

Vecinos!